Cobrar no es siempre una alegría

Nada, no ha pasado ni un mes desde que volví a trabajar y ya tengo otra vez el nudo en la garganta desde que he visto el ingreso en el banco. ¿Ésto va a ser así los 6 meses que me dura el contrato?

Seguramente en estos momentos quiero ir y quemar las oficinas porque de un recibo a otro se me olvida la mierda que me pagan porque disfruto mucho haciendo mi trabajo por eso, cuando llega la hora de “recoger lo sembrado” durante un mes, miro la cuenta y digo: “¿en serio?, ésto es una broma, ¿no?”.

Una licenciatura y media y dos años de experiencia después ¿éste es el resultado? no puede ser… se le quitan a una las ganas de pintarse la raya del ojo para salir mona en pantalla y ponerse las chinchetas en la cara para sostener la sonrisa todo el rato sea cual sea el rollo infernal que te estén soltando. Y todavía hay alguno que te ve por la calle con la cámara y te dice “que guay eso de la tele, ¿no?” que me dan ganas de girarme con la peor cara posible y gritarle : “pues no”, que aquí la gente se piensa que todo el que tiene un micrófono en la mano vive como Matías Prats y nada más lejos de la realidad.

Llevo varios meses planteándome seriamente ponerme a limpiar casas, que a diez euros la hora (mínimo) me gano la pensión bastante mejor que en cualquier puesto de mi “licenciado campo laboral”

P.D: Si, tengo un día muy optimista hoy…

P.D: Lo único bueno es que he cobrado, que muchos de mis compañeros entenderán que hasta es un lujo….

2 Comments

  1. María 7 abril, 2011 Reply

    ¡HOla! Tal vez te parezca una tontería, pero hasta hace unos meses nunca en mi vida había utilizado la palabra “chungo”. Las cosas estaban bien, estaban mal, me daban igual, eran mejorables… pero nunca chungas. Pero sí, ahora están totalmente chungas. Y lo sé porque en toda mi vida no he trabajado más de 6 meses seguidos cobrando (y digo cobrando, porque ahora hay empresas que no tienen costumbre de pagar a alguien que trabaja para ellos); lo sé porque con una licenciatura, un posgrado y un doctorado empezado, mis ingresos vienen de dos horas a la semana que doy clases particulares; lo sé porque la alegría de hoy es que me han pagado un artículo que vendí el mes pasado y me han dado 80 céntimos de más.
    Definitivamente, las cosas están chungas.

    • Author
      Patt 7 abril, 2011 Reply

      Que pena que este país no valore a una generación preparada y con ganas de trabajar, pero claro, con reconocimiento de ello.
      No sé como pretenden que coticemos la cantidad de años que han establecido si no nos están DEJANDO trabajar antes de los 30!!!!!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*