El superpoder de las palabras

No es la primera vez que hablo en este blog de las casualidades de la vida, de lo curioso que es como las coincidencias son más frecuentes de lo que nos imaginamos si no nos paramos a pensarlo.

Me ha vuelto a pasar.

En 20 días he recibido dos escritos muy similares.

El primero, como se puede leer, es de mi madre en el día de mi cumpleaños y el segundo es la dedicatoria que la escritora Begoña Oro me escribió en su libro Pomelo y Limón el día que volvió a Cartagena a recoger el premio Hache.

No sé cual de las dos me emociona más. Es verdad que sorprenderme me sorprendió más la segunda porque al fin y al cabo la otra es de mi madre xD

Muchas gracias a las dos.

Y al resto, un aviso: Cuidado, tengo un poder y no dudaré utilizarlo.

1 Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*