Xuso Jones: “Sin darme cuenta estaba yendo a los Grammy latinos en un jet privado. Surrealista”

Hace apenas tres años Jesús Segovia era un chico de La Alberca (Murcia) con el sueño de vivir de la música. Su canal de Youtube tenía ya una legión de seguidores pero nada hacía imaginar el camino que le abriría un vídeo grabado en una tarde de aburrimiento tras los exámenes de la universidad.

Protagonista de una campaña nacional de publicidad en televisión, grabar de temas en Los Ángeles, ser telonero de Justin Bieber y de Selena en España o ser el cantante principal de la banda sonora de la película Tadeo Jones son sólo algunas de las cosas que ha vivido Jesús en este tiempo en el que ya todos le conocemos como Xuso Jones.

xuso jones

Últimamente has actuado en la Región de Murcia ¿qué tal es actuar en “casa”?

Me encanta actuar en la Región porque ves al público de tu tierra y es todo más intenso pero reconozco que no es más cómodo, siempre viene gente que conoces a verte y la presión es mucho mayor. Viene gente que nunca te ha visto en directo y estás todo el rato pensando “no puedo fallar”, estoy más relajado donde no me conoce nadie.

¿Hasta si es tu familia la que va a verte? ¿También notas esa presión?

¡Claro! Mis padres sólo me han visto en directo dos veces. Mi madre se pone tan nerviosa viéndome que no le gusta mucho ir.

Entiendo que entonces tus padres no son como los de otros artistas jóvenes, que están muy encima de ti.

¡Qué va! Mis padres siempre me han apoyado mucho pero se han mantenido fuera de la toma de decisiones. Yo cumplía con los estudios que, por decirlo de alguna manera, era como mi deber ante ellos y la música era mi parcela y no me gustaba que se metieran mucho. Ahora mismo, les pido consejo, les informo de dónde estoy, qué hago y de todo lo que me va pasando pero siguen al margen de las decisiones.

Has citado los estudios, estudiaste turismo pero con tu carrera musical, los negocios que tienes sobre aplicaciones móviles, las composiciones que haces para otras personas… ¿ejercer profesionalmente la carrera de turismo en qué puesto de prioridad está?

¡Puf! La carrera ahora mismo no es ni el plan B ni el C, debe estar ya por ser mi plan E [ríe]. Me gustó mucho estudiar turismo pero ahora mismo la realidad es que no quiero trabajar en un hotel, estoy muy centrado en mi música.

Seguro que alguien que lea esta entrevista y descubra en la pregunta anterior algunas de las cosas que haces se haya sorprendido. Eres muy joven, la fama te ha sorprendido de una forma muy rápida y en cambio tienes los pies muy firmes en el suelo, ¿te ves así?

Soy muy consciente de que en el mundo de la música un día estás arriba y el otro abajo. Ojalá pueda vivir toda mi vida de la música, que me entierren en un escenario, pero también tengo que estar preparado para la posibilidad de que no pueda ser así. No me gusta que el dinero esté en el banco, lo que voy ganando lo voy invirtiendo en cosas. No soy de los que se gastan todo lo que ganan en tener ropa, casas, un Ferrari… quiero vivir como hace 2 años cuando era estudiante pero invirtiendo en cosas que espero que a la larga me den beneficio.

Una cosa es ver el mundo de la música desde fuera y otra muy distinta vivirlo desde dentro ¿hay algo que te haya sorprendido para bien o para mal?

No hay nada en concreto que me haya sorprendido ni para bien ni para mal, pero sí que me he dado cuenta de que tienes que tener la cabeza muy bien amueblada para poder llevar por donde tú quieres tu carrera musical. Hay tanta gente detrás de ti que si tú no lo tienes claro es facilísimo desviarse. Cada uno hace su trabajo, el fotógrafo, la discográfica, el manager… pero hay que conseguir que todos vayan juntos hacía el mismo destino, como en un barco.

Seguro que ya lo has contado muchas veces, pero cuéntanos cómo fue aquel primer viaje a Los Ángeles para hablar con los productores.

¡Imagínate! Cuando llegamos allí grabé cuatro temas y mi primer videoclip y de pronto estaba en un jet privado yendo a ver los Grammy latinos en Las Vegas. Fue una experiencia surrealista de la que destaco todo lo que aprendí. Fue el viaje de mi vida.

Videoclips, discográficas en Los Ángeles, bandas sonoras para el cine, ahora la televisión… ¿qué dejas para dentro de un par de años?

¡¡Muchas cosas!! Sacar un disco, sacar otro disco, sacar otro disco… [Ríe] y si me proponen hacer cine pues quizás también lo haga, soy un terremoto.

¿Qué le dirías hoy al Xuso Jones de hace 4 años si pudieras?

Lo que siempre me he dicho, que nunca tires la toalla, los baches están ahí por algo y si algo no sale es porque no tiene que salir para que luego sí salga otra cosa.

¿Crees que tu caso puede servir de inspiración para los jóvenes que luchan por un sueño que parece imposible?

Hay ser realista, es muy fácil decir “sigue tus sueños” pero la realidad es que es muy complicado conseguirlo. Lo que le diría a todos los que están luchando por conseguir algo es que hay que tener fe y trabajar mucho. Si te empeñas y trabajar al final, de una forma u otra, lo consigues. Si sólo piensas que es imposible seguro que no lo lograrás.

Tengo que preguntártelo, ¿cómo llevas lo del “Justin Bieber español”?

Eso me lo pusieron hace 2 años y ahora ya lo tiene el siguiente que ha salido [ríe]. La verdad es que no me molestaba, al final es un chaval que está triunfando por todo el mundo y haciendo un montón de números uno así que lo llevaba bien, no le he dado más importancia.

¿Y cómo es el fenómeno fan de Justin Bieber? Tú lo has podido ver de cerca cuando abriste su concierto en Madrid.

Es lo más alucinante que he visto. Imagina 25.000 niñas gritando como locas en el palacio de los deportes de Madrid. Había tanta euforia contenida que cuando salí yo me tiraron bragas y todo. Fue una locura, impresionante. No he escuchado más gritos en mi vida.

¿Te ves siendo tú la estrella principal de un concierto de este tipo?

A la larga ¿por qué no? Sí, claro que me veo, pero sin prisa, voy paso a paso construyendo mi carrera. Si consigues el máximo en dos días, lo normal es que lo pierdas en un tiempo parecido.

Has dicho muchas veces que las redes sociales e internet son tu vida y quien conozca tu historia sabe que ha sido en buena parte gracias a ellos que estás hoy donde estás ¿Qué piensas sobre la polémica y el enfrentamiento de la industria de la música con internet?

Yo trabajo en la música pero me posiciono con la sociedad, si un disco cuesta 20 euros y lo puedo tener gratis, además con la situación actual, lo normal es que no lo compren. Hay que buscar soluciones, o bajar los precios o renovarse. Creo que hay que adaptarse a los tiempos. El disco físico tarde o temprano puede que muera pero la gente va a seguir queriendo música, iTunes es un gran ejemplo de nuevas opciones.

Cuestionario rápido:

Una canción para poner la mente en blanco: Not alone de McFly

Una película: algo para reírme, alguna comedia “tonta”

Un lugar donde buscarte si te pierdes: en la playa ¡pero no vayáis a buscarme que querré estar solo!

Un sueño que aún no has realizado: Montar un restaurante

 La foto es de Ernesto Gonca

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*