Imagina

A veces tenemos sueños raros, otras soñamos cosas relacionadas con algo que hemos vivido ese día. 

Imagina un día cualquiera al salir de trabajar.

Llevas varios meses aguantando (incluso a veces sin darte cuenta) cosas que no te gustan de tu vida, de tu pareja, de tu trabajo, cualquier cosa.

Decides salir a despejarte y dar una vuelta para no pensar en eso.

Empiezas a andar por calles por las que nunca pasas, no quieres nada conocido, cambio de chip.

De pronto, encuentras un vale mágico que si quisieras te lleva en ese mismo momento a la otra punta del mundo. ¿Cual es tu problema?¿la rutina? pues es justo lo que te está ofreciendo romper. ¿la magia con tu pareja? Pues pone a tu disposición un viaje mágico, lleno de aventuras… todo lo que echas de menos te lo ofrece ese billete y pone ante tí precisamente todo lo que te falta.

Lo tocas, lo miras, lo piensas y al final lo dejas.

¿abandonar toda tu vida (también lo bueno) por ese momento? ¿por esa puerta abierta?

Das media vuelta y vuelves a casa andando.

Vuelves al día siguiente al trabajo. Vuelves a cenar con tus amigos. Vuelves a dormir con tu novio.  vuelves…

Tu cabeza continúa en esa calle, mirando esa puerta abierta, ¿y si…?

Es algo que ya nunca sabrás, una duda eterna, una decisión que tomaste por algo ¿es por eso acertada?

La rutina diaria hace que cada vez la imagen sea menos frecuente en tu cabeza pero nunca se irá del todo.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*