Patteando Cartagena: La ilusión de un niño

Cada fin de semana cuesta más no dejarse seducir por pasar el fin de semana en la playa sin embargo, en esta ocasión, la oferta y ambiente de la ciudad han vuelto a tentarnos, no solo a los cartageneros, a disfrutar de la ciudad.

La ilusión de un niño

Desde hace unos años, en Cartagena nos hemos acostumbrado a los grandes barcos que atracan en el puerto y que traen hasta nuestras calles a turistas de todo el mundo. Sin ir más lejos, hoy mismo más de cinco mil cruceristas se pasean por nuestra ciudad, espero que se les haya informado de que pueden ver el Tesoro de Nuestra Señora de la Mercedes en el ARQUA. Necesitamos que la voz empiece a correr por todo el mundo.

Por mi parte, os avisé la semana pasada de que tenemos la oportunidad de verlo estos días de manera gratuita. Hoy también, así que si todavía no has pasado por allí, aprovecha. Muchos hemos sido los que sí hemos pasado ya por delante de las vitrinas. Algunos (bastantes) se pasaron por el Museo Nacional antes o después de disfrutar también del Día de las Fuerzas Armadas. Ambientazo en la terminal de cruceros, que cambió por unos días los grandes buques de lujo por los barcos que la Armada abrió para disfrute de los curiosos e interesados.

Patteando CartagenaComo cartagenera, acudo sin sorpresa a este tipo de eventos que los diferentes cuerpos del ejército llevan a cabo con la sociedad civil de la ciudad. Sin embargo, reflexiono sobre ellos cuando implico a algún foráneo de nuestra comarca, incluso los que no están muy alejados, y observo su sorpresa.

El evento de ayer, la visita a los buques, las exhibiciones en la calle… hacía que alguno de mis amigos “no cartageneros” abriera los ojos con asombro mientras otros reconocían que han pasado ya alguna vez por Cartagena en esta fecha y han disfrutado del ambiente y de la nueva experiencia en familia.

Quien se paseara ayer por el puerto, vería en las colas para entrar al cazaminas Sella y a la fragata Victoria la expectación de los más pequeños y de algunos mayores también, ante la posibilidad de pasear por las cubiertas de dos buques de la Flota. Siempre presto atención a esos detalles; cuando ves a los niños por el puerto y ya antes de llegar a la cola están señalando los barcos, los elementos expuestos, los perros de la Unidad Canina… He tenido la suerte de pisar varios buques de guerra e incluso un par de portaaviones y ninguna de las veces he conseguido acudir a la visita sin la ilusión que dan la curiosidad y el interés de un día a día tan diferente al mío y que bien se asemeja a la curiosidad de un niño que ve algo por primera vez.

Después del día tan ajetreado ayer en la ciudad y como llevo dos meses retrasando la visita a la playa debido a la cantidad de cosas que hacer y por las que Pattear en Cartagena, mañana aprovecharé el día extra que tenemos de descanso para inaugurar mi particular temporada de veraneo. Seguro que muchos habéis pensado como yo así que ¡a por la toalla!

Puedes leer otros Patteando Cartagena aquí

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*