Patteando Cartagena: La yincana de los museos

Hace una semanas que los tacones de aguja inundan la ciudad, sin embargo, ayer tuve que olvidarme de ese look tan glamouroso y enfundarme unos “tenis” para disfrutar sin problemas de un largo patteo por la noche de los museos.

Patteando Cartagena publicado en La Opinión el 18 de Mayo de 2014

La yincana de los museos

Todos los años lo mismo. Una semana antes estudiando bien el programa, las actuaciones y los posibles recorridos, para exprimir al máximo la noche. Desde casi el inicio de esta celebración, y porque yo ya los he visto todos, suelo huir de entrar a los museos esta noche ya que es donde más cola hay que hacer y porque al fin y al cabo, los museos están allí todo el año. Quizás la única excepción sea ver el teatro romano a la luz de la luna. Precioso. Por el contrario, intento asistir al máximo número de actividades en los bares y en las calles de la ciudad, por eso al final mi noche se convierte en una especie de agradable prueba de obstáculos.

Patteando CartagenaTardar 45 minutos en ir desde la plaza Juan XXIII a la calle Mayor es una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de afrontar esta noche. Muchísimas personas por la calle, actuaciones y además, muchos conocidos a los que saludar y con los que aprovechar para tomar algo entre parada y parada. Es parte del encanto.

Este año, una de las paradas previstas era pasar por Las Casas del Rey. El local de copas que se inauguró hace unos meses, aprovechó esta noche para participar con la actividad “Tercios de Flandes” y para inaugurar su espacio de tapeo. De esta manera completa la oferta que tenía en mente desde el inicio y que ahora ya podemos disfrutar en Cartagena.

Programa en mano, botella de agua y móvil con batería son el kit imprescindible para una noche que cada año se supera y me enamora más, aunque al día siguiente note en las piernas el cansancio.

Para cansancio el que sufrieron los cartageneros que participaron hace unas semanas en la exigente prueba de los 101 kilómetros de Ronda y se han convertido, sin buscarlo, en los representantes españoles de una causa mundial. Antes de comenzar la prueba (acabaron, los que acabaron, menos sonrientes que en la foto aunque han prometido repetir) decidieron mostrar su apoyo a las casi 300 chicas nigerianas secuestradas por la organización Boko Haram. La fotografía ha sido seleccionada por una agencia internacional de noticias junto con otras doce (una por país) y está dando la vuelta al mundo por diferentes diarios digitales. Mi reconocimiento también aquí para ellos.

Cansados o no, veis que en Cartagena no tenemos margen al aburrimiento y la semana que viene prometo volver con más.

Puedes leer otros Patteando Cartagena aquí

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*