Ser o no ser manipulado

Los medios de comunicación, ese tema inagotable.
Hoy me he encontrado con un artículo de Carlos Carnicero que me ha dado pie a hacer una reflexión no solo de los medios si no de todos los que se alzan con la bandera de una marca de comunicación como si su vida se fuera en ello y desde el medio se rien de su lucrativa y airada pasión. 
Que los medios de comunicación en la actualidad forman parte de enormes grupos mediáticos y empresariales con multitud de intereses económico, políticos y estratégicos es algo en lo que todos fácilmente estaremos de acuerdo.
Sin embargo, se da la curiosa circunstancia de que no es raro encontrar a quien aceptando la premisa anterior, ataca frontalmente por falta de objetividad y sectarismo a empresas privadas que no esconden en ningún momento el origen de su financiación (y por tanto su línea editorial) y por contra, a otras empresas les defienden los mismos rasgos (hasta límites sorprendentes) simplemente porque en esta ocasión ellos están más de acuerdo con el fondo.
Para los que siguen con la venda en los ojos y creen que la SER es la cadena más respetable de nuestro país dejo el testimonio del EX contertulio de la cadena SER, Carlos Carnicero:

Mi despido de la SER no es el problema: es sólo un pequeñísimo síntoma de cómo está España

 

Mi despido fulminante de la SER no es el problema; es una pequeña consecuencia de un gran problema. Lo que me ocurra a mi en mi en relación con el ejercicio de mi profesión es un asunto privado. Lo que pase con la libertad de circulación de la palabra, es un asunto público.

Por cumplir mi compromiso de transparencia, citaré brevemente lo ocurrido.

Desde hace aproximadamente tres semanas, tenía una cita con el nuevo director de informativos de la Cadena Ser, Antonio Hernández Rodicio. La cita se aplazó del 7 al 18 de Julio por mi retraso en llegar a Madrid desde una estadía relativamente prolongada en Argentina. Se celebró  en una cafetería de la Gran Vía de Madrid.

Le pregunté por su familia, porque se está trasladando a Madrid. Él y yo no nos conocíamos. Fue al grano. Me dijo que lamentaba que nos conociéramos en esas circunstancias. Me dijo que la Cadena Ser, en la próxima temporada, no iba a contar conmigo. Le pregunté tranquilamente el motivo. Me dijo que iban a hacer una renovación de contertulios.

¿Después de 17 años, me echáis porque vais a hacer una renovación?

Le pregunté directamente si mi despido tenía que ver con la campaña electoral de Rubalcaba, a quien tanto quiere y tanto apoya el Grupo PRISA. “¿Cómo puedes pensar eso?”, me dijo.

Le dije a Antonio Hernández Rodicio que si no me iba a decir la verdad, no teníamos nada más que hablar. Lo que tuvieran que decir, lo dirían mis abogados.Y así terminó la reunión sobre mi despido. Me dio tiempo a dar un sorbo de mi botella de agua mineral con gas. Eran las doce cuarenta y cinco del mediodía y hacía mucho calor en la calle.

Dos horas después almorzaba en la Gran Pulpería, en el centro de Pozuelo, con un buen amigo al que hacía mucho tiempo que no veía. Sonó el teléfono y era el móvil personal de Alfredo Pérez Rubalcaba.

El candidato socialista me informó que le había llamado el director de informativos de la SER para comunicarle la versión que yo le había verbalizado sobre mi despido. El candidato me dijo que él no había tenido nada que ver con mi salida de la SER. Y que bastantes problemas tenía ya. Me dio sus condolencias y me dijo que sabía que podía contar con él.

Le mostré mi extrañeza porque el director de informativos de la Cadena Ser le llamara para informarle de los detalles de una conversación que había tenido conmigo para despedirme

Nada más.

Ayer me tocaba tertulia en la SER por la noche. Llamé a la emisora para preguntar si había alguna alteración sobre los planes. Marçal Serrats, el productor me confirmó mi presencia en el programa.

Una hora más tarde, la misma persona me llamó para decirme que por fin no tenía que ir a la radio ayer.

 

Llamé a Antonio Hernández Rodicio. Le dije directamente que no podía entender su dependencia de Rubalcaba y su falta de profesionalidad para informar al candidato del PSOE y ex vicepresidente del Gobierno de los detalles de mi despido y de mis referencias hacia la persona de Rubalcaba.

No supo que decir. Balbuceó unas frases, me dijo que no le había permitido expresarse y me confirmó que ya nunca más iría a ningún programa de la SER: ni a la Ventana ni a Hora 25.

Por la noche me llamó otra vez Rubalcaba para pedirme que no hiciera pública la llamada que me había hecho a las tres y media de la tarde. He decidido que no me voy a callar nada. Me imagino que tanto Alfredo Pérez Rubalcaba como Antonio Hernández Rodicio saben como quedan retratados en este relato. No puedo hacer nada por ayudarles.

No tengo nada más que contar. Esa es la forma y el fondo en que la Cadena Ser me ha despedido después de 17 años continuos en antena.

En todos los sitios cuecen habas. Como siempre podemos creer o no a quien queramos.

 

Por mi parte y no creyendo esta historia más ni menos que todas de las que tengo constancia y he oído de éste y otros medios, aporto a la entrada una recomendación:  Analizar la concesión que en su día se realizó a Canal Plus de ser un canal privado (único) y luego también la de convertir su privilegio en canal abierto (Cuatro) en otro momento concreto de nuestra historia cuando se había prohibido emitir en abierto a otros canales con los que el estado español (que no un partido político en concreto) debería haber agradecido su inversión en la TDT.

 

Después de escribir esto seguiré escuchando la misma emisora que escuchaba entes de hacerlo igual que tú que estás leyendo esto. El único objetivo es que dejen de engañarnos con que unos son unos manipuladores y otros son transparentes e inocentes.

Todos buscan algo, mientras lo sepamos podremos no ser manipulados. Otro tema es que sea mucho más fácil asumir alguna mentira y a partir de ahí seguir hacia delante en el engaño consentido.

2 Comments

  1. Dave 29 julio, 2011 Reply

    Gran artículo. La situación es un poco escandalosa, sí.

  2. Author
    Patt 29 julio, 2011 Reply

    Muchas gracias. No quiero, de todas formas, que la cosa se quede en la situación concreta si no en la reflexión global 🙂

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*